LIMITES, FRONTERAS… una línea, una división entre dos estados, dos situaciones, dos escenas… dos realidades… que no siempre queda bien definida.

A veces, con esa incertidumbre del no saber qué se esconde al otro lado…

Avanzo? Me arriesgo? Lo intuyo… o simplemente lo dejo pasar de largo como si no fuera conmigo… la luz, la sombra, el horizonte, el presente… y el futuro…

Todo ello avanza, con el tiempo…. Algo inevitable, una línea delimitadora en continuo cambio, en constante proceso de evolución. 

Al igual que el juego que mantienen la luz y la sombra naturales… siempre en relación con el continuo movimiento terrestre, asi como el horizonte… inalcanzable pero perfectamente definido ante los ojos de cualquier espectador que se detenga un momento a observar.

Seguramente preferiríamos ser dueños de todo esto, dominar el tiempo y todo lo que ocurre a nuestro alrededor, pero , como muchas otras cosas, estos simples tres ejemplos nos demuestran que no es así, y que por lo tanto, en cierta medida hay que dejarse llevar… nos movemos a un ritmo constante que alteramos de vez en cuando pero que, en definitiva, es LA VIDA.