LA CREATIVIDAD, en el sentido mas amplio de la palabra, creo que es la característica principal que nos diferencia del resto… es para mi una forma de vida, de ver y comprender el mundo.

El “saber mirar” con otros ojos lo que nos rodea e imaginar, crear y posteriormente tratar de llevar nuestra idea a la realidad.

El cómo somos capaces de integrar y sintetizar en una única idea tantos y tan distintos factores y campos de trabajo.. cada uno de ellos con una función determinada, y todos ellos indispensables para la creación de ese “TODO”, ese proyecto, idea, experimento… que “aparece” de manera intuitiva o esporádica en nuestra cabeza y que cuando ve la luz nos llena de satisfacción. 

Es entonces cuando podemos compartirla y disfrutarla, aunque en la mayoría de los casos, éstos no se lleguen a dar completamente por concluidos.

Todos los proyectos mantienen siempre ese grado de “misterio”, de “evolución” que me fascina.

En mi manera de proyectar, prima, en todo momento el ser humano, el ¿ para quién va dirigido el espacio que se va a diseñar? Creo que es esencial y debe ser siempre el concepto generador de cada espacio.

Así se generan espacios fluidos, que crecen de dentro hacia fuera, en los que, en definitiva, su apariencia exterior no es mas que el resultado de lo que sucede en su interior.

Proyectos que tratan de adaptarse a su entorno, fusionándose con él y en los que siempre trato de establecer un claro diálogo entre ARQUITECTURA Y NATURALEZA. (entorno)

Concibo la arquitectura no como artefactos artificiales que llegan en un determinado momento a un lugar “como por casualidad” sino que más bien como producto o resultado de lo que sucede a su alrededor: flujos, tensiones, y todo tipo de factores que tengan influencia sobre ella.

De esta forma el proyecto pertenece al lugar, no solo “está” en él.

Como ya he comentado, creo que un proyecto no termina nunca…. Su funcionamiento e incluso apariencia deben cambiar y evolucionar con el paso del tiempo, debe poder adaptarse a los cambios y distintas circunstancias, deben “erosionarse” con el paso del tiempo……  se potencia así ese carácter ”natural” hormigón, piedra…. Construcciones pesadas, in situ, que interactuan con elementos puramente naturales, como el agua, la luz, el viento o la vegetación.

De esta manera las personas pueden sentir y experimentar la arquitectura que les rodea: materiales, reflejos… sensaciones que los Arquitectos, a través de nuestras obras, tenemos el poder, la necesidad y, creo yo que la obligación de transmitir a todos aquellos que hagan uso de nuestros espacios.