Porque a veces tomar una decisión es una heroicidad;

Arriesgar, lanzarse a dar un paso hacia adelante, pero quizás hacia un camino aún desconocido…Tropezar, caer, pero ser capaz de levantarse…

Ganas de descubrir y seguir avanzando… Hasta dónde? Solo hasta que tú, y solo tú, decidas que has llegado a tu destino, tu meta.