La propuesta se sitúa en el centro de la capital madrileña y trata de unificar estos 2 espacios, Templo de Debod y Plaza de España, «ESTIRANDO LA PLAZA».

Se genera por lo tanto un recorrido orgánico que COSE a la vez que genera un nuevo ambiente, nuevas atmósferas y sensaciones tanto a la luz del día como de noche.

El proyecto se funde con el entorno natural y disimula su estructura de grandes cerchas metálicas mediante una fachada cambiante a base de mallas. Esa transparencia peremite un intercambio constante entre exterior e interior, a la vez que funciona como un filtro visual.

Miradores al aire libre que cumplen una función acústica y visual, evitando al viandante percibir el mundo de coches que lo atraviesa.