No sabía dónde estaba ni cómo había ido a parar a aquel lugar… 

La oscuridad y un silencio sepulcral le rodeaban; solo sentía el frío suelo bajo sus pies descalzos y oía su respiración entrecortada…

De repente, un sonido reconocible llegó desde la lejanía como un eco… fue entonces cuando todo cobró sentido.