Dejar flotar la mente, sumergirse en mundos desconocidos y navegar por ellos con total libertad, sin ataduras… 

Ese “yo no real” que se mueve por inercia, aparentemente sin mi consentimiento.

Buenos, malos, relajantes o no… pero todos ellos SUEÑOS… en los que cualquier cosa es posible.