Uno de mis primeros viajes (de largo recorrido) aprovechando uno de  los días de vacaciones en China.

Una ciudad completamente diferente a Shanghai, una ciudad fuera de escala, enormes calles y avenidas donde el peatón ocupa claramente un segundo plano, pero con lugares muy especiales como la tradicional Muralla China, a la que accedimos por Mutianyu, evitando las grandes aglomeraciones de turistas, la enorme plaza de Tian An Men en el centro de la ciudad o el Palacio de Verano, en el que encontramos un espacio de relax y desconexión del ritmo frenético de la ciudad.